Si quieres hacer reír a Dios…

Si quieres hacer reír a Dios…

Con frecuencia me encuentro en encrucijadas ocasionadas por la desesperación de no saber qué camino elegir. Pocas veces mi imaginación se controla y se comporta de manera centrada y realista. Al parecer, lo mío es permitir que mi cabeza cree escenarios sobre un caso determinado para, a partir de ahí, torturarme con los resultados desagradables que puede tener dicha situación. Después, nada de lo predicho sucede y me de doy cuenta de solo fue una pérdida de tiempo. 

Sin importar cuánto deseé una situación, al final los resultados son completamente inesperados. Al paso del tiempo, me doy cuenta de que el Universo tiene planes para mí, mismos que se me mantienen ocultos y pocas veces anticipo. Como dicen en mi pueblo “nunca sabes por dónde va a saltar la liebre”, así que he dejado de intentar predecir el futuro para comenzar a fluir acorde a la misión que desde antes de nacer había elegido.

No quiero hacerlo parecer fácil: soltar las riendas y ceder el control no es sencillo. De hecho, es una lucha que libro a diario en el intento de “dejar fluir”, pero mientras más lo practico menos lo hago consciente. Resulta verdaderamente liberador olvidarte de que “algo debe suceder”, para solo continuar con tu vida sabiendo que cada suceso es ideal y te dirige hacia la mejor versión de ti mismo.

Ese es mi secreto, esa es la manera en la que decidí vivir. A veces fallo y reniego, otras lo tomo con sabiduría y me entrego. Ningún día es igual al anterior y, por ello, comprender que mientras más rápido acepte que la vida me dirige hacia buen puerto me hace relajarme y no dar rienda suelta a mi ansiedad.

Así, te invito a que, como yo, te dejes llevar por tu instinto, comprendas que cada situación es perfecta y que no hay nada ni nadie que pueda alejarte de tu destino. La persona en quien te debes convertir, los individuos que te acompañarán, los roles que debes desempeñar y el sufrimiento que debas librar, ya están elegidos desde mucho antes de lo que te puedas imaginar. No te resistas, Mae, solo te vas frustrar y de eso nada bueno vas a sacar.

Derarrollado por OASIS STUDIO