How can you mend a broken heart?

¿Qué es “el corazón roto”? Es cuando sientes que la vida se va a cachitos y que los suspiros no te alcanzan para retenerla. Es no tener fuerza para moverte ni ganas de hacerlo. Es esto que siento y que alguna vez tu también sentiste. Es saber que, lo quieras o no, el tiempo lo curará y volverás a amar con la misma intensidad.

Si los consejos son ciertos y “pronto pasará”, ¿por qué es importante hablar de esto? Pues porque puedes aprovechar el duelo para sanar y, con algo de esfuerzo, para romper el patrón que minó tu relación. Sé que suena a “echarle limón a la herida”, pero es necesario si lo que quieres es arrancarlo de raíz y no solo maquillarlo.

Así, de entre las opciones para curar un pobre corazón, no idealizar y mantenerte ocupado me parecen dos bastante razonables, porque dejar de pensar en que el otro es perfecto contribuye a ver las cosas en su justa medida y entretenerte con actividades ayuda a alejar a los pensamientos negativos.

En este proceso, algo que olvidamos es ser amables con nosotros mismos. Generalmente se aconseja no culpar al otro, pero no se habla sobre ser comprensivos con nuestros sentimientos. No hay nada mal en ti. Cometiste errores, como cualquier otro. Eso no te hace menos valioso. Se gentil, necesitas de todo tu apoyo para salir adelante.

Y así como así, un día pasará. No es que ya no pienses en el ser amado, sino que, al recordarlo, su ausencia no dolerá. Siempre formará parte de tu historia, pero no de la forma en la que lo hizo, sino como aprendizaje, amor y fuente de alegría. Lo que fue ya no es, pero no deja de ser. ¿Tiene sentido?

Por eso es que digo que no te agobies. No sufras. Todo es perfecto y esa presión en el pecho no es más que la prueba de que te arriesgaste a amar. Se tú mismo y disfruta del presente. Todos nos iremos en algún momento, pero el recuerdo de lo que fuimos nos acompañará por siempre.

Derarrollado por OASIS STUDIO