El lujo de ser tú mismo

Dice mi papá que, no importa lo que hagas, la gente siempre va a opinar. De pequeño, le llevaba la contraria intentando agradarle a todo el mundo. Cuando por fin me convencí de que él tiene razón, decidí reivindicar mi lucha y enfocarla a actuar según mis convicciones. Ahora la gente sigue hablando, pero soy tan feliz que dejé de escucharlos.

En un mundo en el que vivir con remordimientos es la regla, atreverse a ser congruentes, a no aceptar menos de lo que merecemos y a no dar explicaciones, es un lujo que pocos nos podemos dar, pues no es común que el precio queramos pagar.

Desprendernos de ciertas relaciones es el importe por cumplir nuestros sueños. Nadie dijo que fuera fácil, se requiere renunciar a personas y pensamientos que interfieren con el desarrollo de nuestro potencial, así como de mantenernos fieles a nuestra identidad.

Sin importar cuál sea la batalla, tener claro que quieres convertirte en la mejor versión de ti es el aliciente necesario para sobrellevar todo. Por su puesto, habrá momentos de duda en los que nadie te apoyará. Es entonces cuando deberás ser tu mayor admirador para evitar caer en la frustración.

Así, mi querido Mae, te invito a que te des el lujo de tomarte tu tiempo, de reflexionar, de conocerte. Renuncia a toda relación tóxica, elige tus batallas y a los amigos que te acompañarán; se tú sin reparar en opiniones ni reclamos. Respétate, hazte respetar y no aceptes menos de lo que mereces porque es “lo que te quieren dar”. Nadie dijo que materializar tus sueños fuera a ser sencillo, pero si no te permites comenzar a trabajar, ¿cómo es que algún día llegarás a considerarte una persona exitosa de verdad?

Derarrollado por OASIS STUDIO