Decisiones asertivas: remedio para la revoltura estomacal

Desde que tengo uso de razón he presentado problemas al tomar decisiones. Las listas de “pros y contras” han sido mis mejores amigas al momento de definir hacia dónde voy y qué quiero hacer; el problema es que no sólo ellas han sido mis consejeras: la ansiedad se ha convertido también en mi fiel compañera.                                                                                            

Los detalles de mi insomnio no son tema de este artículo, sin embargo, considero fundamental compartirles que encontré necesario aprender y desarrollar habilidades para dejar de darle vueltas a cada decisión que tomaré. De entre ellas, ser comprensivo conmigo mismo y hablarme de forma positiva tienen un rol primordial.
Aprender a escuchar la voz en nuestro interior sin juzgarnos resulta un reto diario. Avanzar en nuestras decisiones estando conscientes de que podemos no estar cubriendo las expectativas puede llevarnos a tener second thoughts sobre las acciones que vamos a tomar.

Al final del día, hay un cosquilleo en la boca del estómago que te indica el camino a seguir. Puede que te aterre la idea –y no tendría por qué no hacerlo–, pero mientras más te llame la atención, más sentirás en las entrañas un magnetismo hacia la opción que haga sentido a tu momento de vida.

Una vez que hayas tomado una decisión, debes ser amable contigo mismo: puede que tengas tropezones y pequeñas fallas al principio, pero eso no tiene por qué desmotivarte y, mucho menos, hacerte desistir. Los “fracasos” también forman parte del éxito. No desesperes, Mae.

En resumen, es así como procuro controlar la ansiedad que me ocasiona tener que tomar una decisión. Razonar qué es lo “más conveniente” no siempre te lleva al mejor resultado, en ocasiones hay que dejarse llevar por el corazón y estar consciente de que buena parte de la vida es dar saltos de fe, de esos que te petrifican, que te emocionan y que –cuando lo logras– te hacen sonreír al responder “no sé” a la pregunta ¿¡cómo le hiciste!?

Derarrollado por OASIS STUDIO